RESEÑA| Venom: Carnage Liberado

En un mundo dónde todo lo que existe alrededor del universo arácnido se quiere ligar con la posible existencia del “Spiderverse” en ‘Spider-Man: No way home’; ‘Venom: Carnage Liberado’ llega para darnos una secuela que se siente como un entretenido corto cómico del personaje pero que no logra expandir el universo cómo la publicidad lo prometía.

Esta secuela nos pone en lugar poco tiempo después de Venom (2018) y nos lleva a conocer más a fondo la relación Eddie-Venom (Tom Hardy) y cómo es vivir juntos. Por otro lado, el asesino Cletus Kasady (Woody Harrelson) obtiene poderes del simbionte y da origen a Carnage.

El romance más divertido del año.

En un intento de enmendar las quejas de su antecesora, la película no se toma tiempo para nada y desde el inicio arranca sin profundizar lo que la vuelve una película con una narrativa rápida y ágil pero sin ningún desarrollo ni para la trama ni para el personaje. La película más que una secuela es una versión intermedia que no logra concretarse lo suficiente para sentirse como una continuación. Sin embargo, el resultado final de la cinta es algo muy entretenido y divertido que logra hacernos pasar un rato agradable en el cine.

Aquí todo se convierte en una comedia romántica en donde el conflicto gira en torno a la relación de Venom y Eddie, a quienes les dan un romance de roomies divertido e irónico, y que termina con un tercer acto cargado de acción que a pesar de su nulo aporte en secuencias cumple con el estándar. En general, la película no aporta nada y se va a la segura, tanto visualmente cómo narrativamente. Pero eso no le quita el valor de entretenimiento que aporta.

 

Un Venom noventero

Además de la agilidad para contar todo de manera corta, la dinámica de Venom-Eddie hace que el entretenimiento sea puro y que no vuelva tediosa la carencia de trama. Son un dúo increíblemente divertido y es razón suficiente para verla.  Sí no fuese porque no se toma nada en serio, sería una película espantosa pero, la comedia y el bromance la hace agradable para nosotros y más sí tus expectativas eran nulas. Woody Harrelson cómo el antagonista es un punto a su favor. Su personaje es el único con verdadero desarrollo, su historia de origen es interesante y está contada de manera ágil pero no le quita la irrelevancia al personaje más allá de ser el malvado de la historia. Además de que el diseño del personaje luce increíble.

Lo que hace Venom: Carnage Liberado es un intento de hacer una historia y personaje parecida a Deadpool (2016) pero con un tono más infantil y familiar, en donde la comedia, la ironía y los chistes sarcásticos de Venom están envueltos en una cinta más cercana a un romance cómico con Venom y Eddie como los protagonistas que una de superhéroes. Andy Serkis sigue sin poder hacerla cómo director y a pesar de que se va a la segura sí tiene muchos fallos, pero al final logra hacer un trabajo decente que roza en lo mediocre.

🕹️El nuevo tráiler de Venom 2 muestra los orígenes de Carnage, el simbionte malvado - Gameslatam

En poco menos de 2 horas ‘Venom: Carnage Liberado’ hace de Eddie y Venom un bromance dinámico y ligero que se mezcla con una trama sencilla, divertida y romanticona para hacer una cinta de acción con tintes de comedia cursi. Va directo al grano, completamente entretenida y tiene más estabilidad que su antecesora. No aporta mucho como secuela pero vale la pena irse a entretener un rato. (Tiene una increíble escena post-créditos)
3

'Venom: Let There Be Carnage' (2021)

Título original: Venom: Let There Be Carnage
Año: 2021
Duración: 97 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Andy Serkis
Guion: Kelly Marcel
Música: Marco Beltrami
Fotografía: Robert Richardson
Reparto: Tom Hardy, Michelle Williams, Woody Harrelson, Naomie Harris, Stephen Graham, Reid Scott, Peggy Lu, Alfredo Tavares, Amber Sienna, Sean Delaney, Laurence Spellman, Ed Kear, Obie Matthew.
Productora: Sony Pictures Entertainment
Género: Acción

AGREGAR COMENTARIO

NEWSLETTER

ESCUCHA NUESTRO PODCAST