RESEÑA | ‘El Conjuro: El Diablo Me Obligó a Hacerlo’

En 2013 James Wan aterrorizó al mundo cinematográfico con ‘The Conjuring’ filme de terror que no sólo fue un éxito comercial y de taquilla sino que, al menos por el tiempo que estuvo en cartelera, se consideró como una de las cintas del género más aterradoras. Conforme avanzaron los años. Este proyecto se convirtió en algo mucho más grande, transformándolo en un universo fílmico, el cual exploró el mundo de los esposos Ed y Lorraine Warren a través de secuelas, precuelas y spin-offs. Actualmente Wan no forma parte del proyecto pero las secuelas siguen floreciendo; ‘El Conjuro: El Diablo Me Obligó a Hacerlo’ es la tercer entrega de ‘The Conjuring’ la cual cuenta con la visión del director Michael Chaves quien estuvo detrás de  ‘The Curse of La Llorona’ (2019), otra cinta de este “conjuroverso”.

Ambientada en los 80s, ‘El Conjuro: El Diablo Me Obligó a Hacerlo’ nos narra “El capítulo más oscuro” de los Warren. En esta historia basada en uno de los múltiples casos de los Warren, Ed (Patrick Wilson) y Lorraine Warren (Vera Farmiga) se envuelven en un dilema al tratar de convencer a la ley que el joven Arne (Ruairi O’Connor), quien cometió un asesinato, no lo hizo por voluntad propia, si no que, la razón, es que este está poseído por un espíritu maligno que lo atormenta y manipula. Esto llevará a los investigadores paranormales a hacer una intensa búsqueda que los llevará a la raíz del surgimiento de este demonio.

Efectivamente, el slogan no miente, sí se trata de uno de los casos más oscuros de todos los presentados en este universo, el problema, es que la película no le hace honor a esta historia, misma que lo tenía todo y al final no logró mucho. Michael Chaves no hizo su mejor trabajo en su primer aporte a este universo, ‘The Curse of La Llorona’ (2019), en esta ocasión, parece ser que busca tomar otro camino y hacer las cosas bien pero, al igual que su trabajo anterior, esta no logra crear una atmósfera suficiente para mantener al espectador al borde del asiento. Chaves busca hacer las cosas bien pero recurre a muchos elementos que, al haber sido tan recurrentes y sobreexplotados en el cine de terror de los últimos años ya no tienen la misma efectividad que tenían al inicio de este universo; de hecho, ese es uno de los problemas con este universo, y es que mantienen la misma fórmula que les funcionó una vez para construir su saga a base de esto y repetirla una y otra vez. No es totalmente carente de atmosfera, pero no sale de los screamers que o son predecibles o aquellos que logran crear una tensión enorme y bien lograda que al final resulta en ser nada lo que es molesto porque estas expectante a un momento cardiaco y culmina en un chiste.

No todo es malo, hay muchos momentos tremendamente buenos, la secuencia inicial es una maravilla y sí toda la película hubiese tomado ese camino habría sido un resultado distinto. Esta entrega se siente mas como una historia de detectives rodeada de cosas paranormales, hay una investigación que hace que los Warren salgan de su zona y expandan la narrativa hacía otros lados, nada malo con esto, pero, el guion no logra crear un balance entre lo paranormal y la investigación, además de estar llena de salidas fáciles que, aunque no son ridículas como otras películas de este universo, si hacen que una historia que tratan de vender como algo basado en una historia real se sienta falsa y absurda. Hay muchas claras referencias a cintas de terror clásicas y es agradable para el espectador sentirse familiarizado con estas, lastimosamente la manera de contar la historia no es ni de cerca lo que las cintas de terror clásicas son.

Trailer : The Conjuring : The Devil Made Me Do It – Moviehole

El mayor acierto es que aquí tenemos un desarrollo más profundo a la relación de los Warren, hay una conexión emocional más grande y se supieron aprovechar de esta pareja que es una de las mejores del cine de terror de los últimos años. Wilson y Farmiga siempre han tenido una química increíble pero no momentos tan emocionales que le den fuerza a esta relación como lo hacen en esta cinta. Hay un contexto y un desarrollo más allá de ser una pareja de investigadores, algo que se agradece pues estos dos personajes lo han sido todo desde su aparición en 2013.

En ‘El Conjuro: El Diablo Me Obligó a Hacerlo’  Chaves tiene una intensión, misma que se queda en solo eso, pues al final no sale de la narrativa convencional que estas películas ofrecen, no sale de los screamers (En su mayoría mal logrados) y no sale de utilizar recursos como la música extremadamente “tensa”, los sonidos fuertes o los silencios, para crear tensión; que más que crear atmosfera crean expectativa, y al haber sido tan utilizados ya sabes lo que va a suceder y en que momento sucederá. Hay un desarrollo más grande para la querida pareja de los Warren, eso se agradece, pero no deja de ser una película que no aporta nada a este universo. Es entretenida eso sin duda pero la salida de James Wan de este proyecto cada vez es más notoria.

 

MI CALIFICACIÓN

TU CALIFICACION
CALIFICACIÓN

-MAS INFORMACIÓN DE LA PELÍCULA-



Título original: The Conjuring: The Devil Made Me Do It
Año: 2021
Duración: 112 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Michael Chaves
Guion: David Johnson
Música: Joseph Bishara
Fotografía: Michael Burgess
Reparto: Vera Farmiga, Patrick Wilson, Sterling Jerins, Charlene Amoia, Julian Hilliard, Shannon Kook, Andrea Andrade, Mitchell Hoog, Megan Brown, Stacy Johnson, Nicky Buggs, Ronnie Gene Blevins, Beth Pilgreen
Productora: Atomic Monster, New Line Cinema, The Safran Company
Género: Terror. Thriller.

 


-TRAILER-


AGREGAR COMENTARIO

NEWSLETTER

ESCUCHA NUESTRO PODCAST